domingo, 16 de marzo de 2014

Todas las películas de miedo empiezan con una casa encantada.

6:30 de la tarde del 13 de noviembre de 1974, Ronald DeFeo Jr. de 23 años de edad irrumpe en el Henry's Bar en Amityville al grito de : "¡Tienen que ayudarme! ¡Creo que le dispararon a mi madre y padre!"






Efectivamente los padres de De Feo estaban muertos, así como el resto de miembros de su familia. Todos ellos fueron encontrados sobre sus respectivas camas con las cabezas apoyadas sobre los brazos cruzados. Todos habían sido fusilados por la espalda excepto la madre , que recibió un disparo en la cabeza. Habían sido previamente narcotizados para no poder despertarse. De Feo fue llevado a la estación de policía local donde finalmente el mismo confeso haber cometido los asesinatos , si también dijo que unas voces le habían obligado a hacerlo.
No extraña que el abogado de De Defeo montase su defensa basándose en que los hechos fueron cometidos bajo un episodio de locura transitoria . El psiquiatra de la defensa apoyó este diagnóstico , pero la acusación ,pese a admitir que DeFeo consumía drogas habitualmente, sostuvo que estaba consciente en el momento del crimen.
Así mismo  la afirmación de que Ronald DeFeo estuvo influenciado para cometer los asesinatos por espíritus de un cementerio indio en el lugar de 112 Ocean Avenue fue rechazada por los historiadores locales que argumentan que no hay evidencia suficiente para apoyar que el cementerio existió.
Parece que todo es más bien, una estrategia de la defensa y no una casa encantada hechizando inquilinos.
Sin embargo al poco de esta tragedia nos encontramos con el caso de otra familia que decide ‘echarle huevos’ y mudarse a la casa de Amytiville.
Se trata de George y Kathy Lutz, y los tres hijos de esta.
La familia Lutz se muda el 18 de diciembre 1975 sabiendo de la historia que acompaña a la casa que acaban de adquirir. Pero la oferta por la casa es demasiado buena y “después de todo, los fantasmas no matan, las casas tampoco, sólo matan las personas”.


Desde el primer día los Lutz dan cuenta 

de diferentes sucesos extraños , si quizá los

más aterradores tienen que ver con presencias
demoníacas que dicen percibir , Poltergeist,
fuertes olores y levitaciones de miembros de

la familia.


Según cuentan la familia , tras 28 días 

infernales, decide huir de la casa sin mirar

 atrás. 

Si bien estos son los hechos, ciertos o no, la 

realidad es que la estancia de los Lutz en la

 casa de los crímenes fue altamente 

rentabilizada. 

Poco después de lo sucedido Jay Anson, relata

 en“El horror vuelve a Amityville” la 

experiencia de la familia en la casa ,y además

 los Lutz participaban asiduamente en 

programas de Tv y radio así como en tertulias

 y conferencias varias. 

Hay partes de la historia que parecen

 confirmadas, otras que se han desmentido al 

contrastarse y diversas opiniones sobre el 

asunto. Se ha llegado a decir que el padrastro

 de los Luzt practicaba brujería y ocultismo y

 fue el mismo quien trato de invocar todos 

esos fenómenos paranormales.

Más tarde se descubriría que George Lutz y 

William Weber, abogado de R. deFeo se conocían

 y podrían haber llegado a un acuerdo. Los 

Lutz no pasaban por el mejor momento 

económico 

y Weber necesitaba hacer sólido el argumento 

de su defensa basado en que los asesinatos 

cometidos por DeFeo se llevaron a cabo bajo 

influencias malignas de la casa. Pues blanco y 

en botella.. parece resuelto así el caso. Como

 siempre puede ser que nos encante creer en 

estas historias de terror, sugestionarnos y la

 realidad al fin y al cabo es mucho más 

simple.

Sin embargo, tras toda la expectación que ha 

suscitado el asunto, finalmente el mayor de los

 hijos de la familia Lutz se ha decidido a 

contar la verdad de los hechos que el vivió 

en 

la casa Amytiville. Podéis leerlo aquí 

Otra curiosidad es que tanto Kathy como George
Lutz murieron a los 59 años mientras Ronald 
deFeo continua cumpliendo condena.



Esta casa os sonará de películas como 'la morada de el miedo' , si también contiene referencias a 'Expendiete Warren' dado que los
protagonistas del film Lorraine y Ed Warren en
la vida real  participaron en la
investigación de los posibles sucesos
paranormales en dicha casa.

En estos casos nunca podemos dejar la historia

 del todo cerrada, siempre habrá el que crea,

 el que quiera creer y el que todo lo 

contrario. Pasase lo que pasase, fuese en 

realidad fruto de un genial montaje 

publicitario o una estrategia de defensa que 

se fue de las manos lo que tengo claro es que

 al menos yo no dormiría en esa casa ni 

jartadevino!unbeso guapers!